13 trucos de maquillaje que una editora de belleza enseñaría a sus amigas

Aplicar (bien) la base de maquillaje, el truco de Audrey Hepburn para tener unas pestañas más largas, una forma inesperada de maquillarse las cejas…

Cuando eres Beauty Junkie y editora de belleza, se produce la magia en lo que a cuestiones de belleza se refiere. Porque claro, cuando unes obligación con devoción y dedicas parte de tu tiempo libre a probar la infinidad de trucos de maquillaje que lees y escuchas en boca de los mejores maquilladores durante tu jornada laboral, te conviertes en una especie de consejera de belleza para todas tus amigas. Digamos que este artículo es un resumen de todas esas charlas con mujeres que me han pedido consejo sobre maquillaje y en las que me he remitido a explicar esos trucos de maquillaje que me han funcionado de verdad. Hay muchos más trucos –de hecho, cualquier editora de belleza podría escribir un libro de belleza haciendo memoria de todo lo aprendido en sus años de carrera–, pero estos 13 son los trucos que compartiría sí o sí con todas mis amigas. Porque son fáciles, porque funcionan y porque son U-NI-VER-SA-LES.

La base de maquillaje, con los dedos y en los párpados

Hables con el maquillador que hables, cada uno te dirá una cosa respecto al modo de aplicación de la base de maquillaje: unos con dedos, otros con brocha, otros con esponja… Aunque es cuestión de gustos –he probado todas y cada una de las modalidades-, confieso que el que mejor me funcionó es el modus operandi que explica el maquillador Junior Cedeño: con los dedos y sin olvidarnos de párpados y ojeras. “La clave al aplicar la base en la zona del párpado y la ojera es empezar por la zona del lagrimal (tanto arriba como abajo) y seguir hacia la mitad de la ojera y el párpado hasta llegar al final», contaba. Así, y solo así, se consigue disimular una piel cansada.

Si te vas a maquillar bastante los ojos, mejor aplicar la base al final

Este truco –el de ponerse la base después de haber maquillado los ojos- puede resultar raro, sobre todo las primeras veces que lo pones en práctica. Pero suele ser una apuesta segura cuando vamos a hacer un maquillaje de ojos con sombras oscuras. Así lo dice el maquillador de Alexa Chung (y embajador de Shiseido), Gregorys Pyrpylis, que lo llama maquillarse por niveles. Él aconseja maquillar primero las cejas, luego aplicar las sombras de ojos y por último la base porque es más limpio, ordenado y evita que la piel se manche son sombras de ojos una vez puesta la base.

Colorete en los párpados

Nunca me había planteado poner un toque de colorete en los párpados hasta que tres maquilladores, en un periodo corto de tiempo, me aconsejaron hacerlo. Uno de ellos fue Eliecer PrinceNational Make Up Artist de Guerlain, que recomienda terminar la aplicación del colorete en las mejillas con un pequeño toque también en el centro del arco de la ceja, cerca del pliegue del párpado. Me prometía que este truco ayuda a dar un aspecto fresco a los ojos y disimular una mirada cansada. Así es.

El truco para las pestañas de Audrey Hepburn y Kim Kardashian

¿A quién no le obsesiona tener una pestañas alargadas y definidas? Aunque el tipo de máscara influye, tengo que reconocer que uno de los mejores trucos para conseguirlas lo aprendí de Audrey Hepburn y del maquillador de Kim Kardashian, Mario Dedivanovic. Consiste en separar las pestañas una vez maquilladas con el tradicional peine de pestañas que suele ir pegado al cepillo de cejas, aunque este utensilio también se vende por separado. Mario dijo que esta herramienta era un básico de su kit de maquillaje y el maquillador de Audrey Hepburn contó que hacía algo bastante parecido para separar las pestañas, aunque recurriendo a una horquilla de pelo para separar las pestañas una por una, empezando por la raíz.

Imagen publicada originalmente en el editorial ‘Rosas rojas, confeti y tartas de chocolate: esta es nuestra boda soñada’.

© Cecilia A.H.Arias y Aida Holgado / Días de vino y rosas

Trucos que compartiría con amigas

Mezclar prebase con iluminador cuando estás muy cansada

Gilbert Soliz, maquillador internacional de Marc Jacobs, contó durante una visita a España que un truco infalible en el backstage para refrescar una piel cansada consiste en algo tan sencillo como esto: mezclar en la palma de la mano un poco de iluminador en barra en un tono champán con dos o tres gotas de prebase libre de siliconas y aplicar la mezcla en frente, pómulos y barbilla con la palma de la mano ahuecada. Puede hacerse con la piel ya maquillada para refrescarla y aportar luminosidad.

Cuidado con la máscara de pestañas marrón

Desde que supe, por obra y gracia de la maquilladora Charlotte Tilbury, que un lápiz de ojos marrón restaba años, sustituí mi lápiz negro por uno marrón oscuro porque, efectivamente, endurecía menos las facciones y favorecía bastante. Pero no ocurre lo mismo con la máscara de pestañas porque, tal y como me explicó Eduardo Ferreira, director artístico de Bobbi Brown en Europa, Asia y Oriente Medio, **la máscara de pestañas marrón nos hace parecer más cansadas. “La máscara de pestañas tiene que ser negra. La marrón te hace parece cansada porque precisamente ese color hace que el blanco de los ojos se vea más amarillo”, decía el experto.

Maquillarlas las cejas al revés

Nunca había conseguido maquillar mis ojos bien hasta que probé el truco de Joel Canales, director de Global Artistry & Training de la firma de maquillaje Hourglass. Consiste en algo tan sencillo como empezar a maquillaras de fuera hacia dentro –desde el final de la ceja y yendo hacia la raíz–, haciendo trazos finísimos en dirección contraria al crecimiento del pelo. “Siempre debe hacerse por debajo del pelo, nunca por encima para que se vea natural”.

El delinado invisible

Me lo descubrió Ruth Castellote, maquilladora y Customer Experience Trainer de KIKO Milano, durante una presentación. Consiste en algo tan sencillo como delinear con un lápiz de ojos blando y cremoso la línea del agua de las pestañas superiores. ¿Cómo? Levantando el párpado móvil y rellenando con el lápiz los huecos que hay entre pestaña y pestaña. Se consigue dar profundidad a la mira y crear el efecto óptico de unas pestañas más tupidas y marcadas.

No usar un corrector de ojeras demasiado claro

Como poseedora de una piel blanca y unas ojeras oscuras, he experimentado con trucos varios para conseguir que el corrector cubriera mis ojeras. Y de entre todos esos trucos, me quedo con el que me dio la maquilladora Teresa Martín: usar un corrector de un tono intermedio que no sea excesivamente beige: “No deberíamos elegir el tono más claro, sobre todo cuando queremos corregir, ya que un tono muy claro marca más la ojera”, decía. Y no le faltaba razón.

Ponerse sérum cuando ya estás maquillada

Algunos se refieren a este truco como utilizar el sérum como el cosmético de las 7 de la tarde. Y consiste justo en lo que estás pensando: ponerse el sérum con la piel maquillada justo en ese momento del día en que tu piel está apagada y cansada. Lo recomiendan muchos maquilladores –yo se lo ha recomendado a varias amigas- y hay que tener en cuenta una regla de oro: aplicarlo sin frotar ni dar masaje, solo efectuando ligeras presiones con la palma de la mano en mejillas y frente.

Las lentillas, al final

Como miope y usuaria acérrima de lentillas, suelo ponérmelas siempre antes de maquillarme. Pero en ocasiones, la sombra de ojos cae en los ojos, mancha la lentilla y tengo que quitármelas, limpiarlas y volver a empezar. Por eso intento poner en práctica uno de los trucos que aparece en libro Making faces by Kevyn Aucoin: quitarse las lentillas antes de trabajar el maquillaje de ojos y volvérselas a poner cuando ya esté hecho.

Bendito rizador de pestañas

Tenía un miedo atroz al rizador de pestañas –me he creído todas las leyendas virales que sobre él existen– hasta que la maquilladora Silvia PellissaCreative Director de NYX Professional Makeup, me dijo: “Usar la máscara sin haber trabajado antes las pestañas es como ponerse laca en el pelo sin haber peinado antes la melena. El resultado no tiene nada que ver”. Así que desde entonces lo utilizo con las pestañas limpias, antes de la máscara, solo en las superiores y de forma suave, sin mantenerlo demasiado tiempo presionando las pestañas para no romperlas.

Polvos compactos para fijar el corrector de ojeras

Tengo que reconocer que todavía no he dado con el truco definitivo para que el corrector de ojeras dure todo el día y no se funda con los restos de máscara de pestañas que van cayendo en la zona de la ojera a lo largo del día. Pero el único que ha conseguido alargar la vida del corrector para que dure más tiempo intacto es el de aplicar polvos traslucidos después de aplicarlo. Me lo explico Gato, maquillador oficial de Maybelline New York, y me insistió en que fuera un toque mínimo de polvos para no secar la zona y para evitar que se cuarteara y marcaran arrugas.

Fuente: Vogue España

Deja una respuesta

Social Media

Más Populares

Recibí las últimas noticias

Suscribite a nuestro Newsletter

Categorías