Diario de viaje: romance en Rio de Janeiro

Este verano 2017, por cuestiones personales, sentía que no debía postergar un deseo pendiente: volver a visitar Rio de Janeiro.

No es una decisión sencilla, no estaba eligiendo internarme en un All Inclusive 10 días, sino zambullirme de lleno en una ciudad que, literalmente, ARDE.

rio de janeiro

Por su gente, por la atmósfera, por su ritmo, su encanto único y por la adrenalina generalizada de sus habitantes. En el viaje anterior, que fue cuando la conocí, el planteo fue otro: viaje turistico, circuitos a los que hay que ir si uno va por primera vez. Hotel “a todo culo” sobre la playa de Copacabana, traffics que nos buscaban en la puerta y nos devolvían 7 horas después, excursiones, paseos, todo planeado con comodidad.

rio de janeiro

Bueno, este no fue el caso. En esta segunda vista decidí meterme de lleno (hospedarme) en un barrio típico para poder vivir por unos días el encanto de esta ciudad mágica como si yo fuera parte de ella.

rio de janeiro 1000

Viajar solo es intenso: todo te atraviesa, todo depende de uno, resolver lo imprevisto y festejar la maravilla de lograr vivir momento únicos. Uno. Con uno mismo.

rio de janeiro 4

Lo primero que hice fue pisar la arena, el tiempo que pasó entre que llegue al aeropuerto y vi el mar creo que fue de 40 minutos. Campeona, ya estaba ahí.

rio de janeiro

Visité mil museos, los típicos y los no tan típicos, anduve en bicicleta por todos lados: por la laguna Rodrigo Freitas, por la Avenida Atlántica y por los barrios.

rio de janeiro 55

Caminé diez horas sin parar en ojotas (siiii amigos cuando hay entusiasmo todo se puede)

rio de janeiro

Disfrute de esa arquitectura portuguesa un poco renacentista, un poco rococo, otro poco neoclasica.

Ya a esta altura me volví loca de amor 🙂

rio de janeiro 9

Tratando de ser amable y preguntando, descubrí lugares hermosos: por ejemplo un parque divino, muy grande, lleno de bancos, laguitos, caminos; en los que me pasé horas leyendo. Turistas? ni uno.

rio de janeiro

Vi ferias típicas en barrios antiguos, festivales, melodias y danzas improvisadas. Disfruté de un concierto de los mas colorido: 1 señor con un instrumento y una audiencia de lo mas selecta 😉 disfrutamos de su música en esa atmósfera secreta, un oasis verde en un barrio perdido. Me sentí muy feliz de estar ahí.

rio de janeiro 100

No se de que manera, en el barrio bohemio de Santa Tereza, termine siendo invitada a sentarme a la mesa de Diógenes, el dueño de un bar antiguo, lindo, sin pretensiones. Encantador! Hablamos de cuanto  ama a la  Argentina, de La Boca, del Malba, de Eduardo Constantini y del Picasso auténtico que tenia expuesto y compró en una feria no se acordaba cuando.

rio de janeiro

Caminar y meterse. Mágico! Lo digo una y mil veces: Rio de Janeiro es mágica! Una mezcolanza fabulosa de arquitectura, alegría, cultura, y bastante alcohol.

Voy a volver una y mil veces. Una y dos mil veces. Siempre!

@candelaperezcarrera